Dinámica del litoral de Carreirón

Enviado por juan el Mar, 04/11/2017 - 16:02

Oleaje

La altura de las olas en todo el litoral de la Illa de Arousa es menor de 1 m. La orientación de la Ría, que se abre en dirección sur-suroeste la protege de los fuertes temporales de viento sur, de tal forma que una ola de 10 m en la entrada de la Ría se reduce a 2 m a los 13 Km.  (Isla de Rúa) y a 1 m a 16 Km. de la entrada. La anchura de la Ría es de 10 Km. lo que permite alcanzar una altura máxima en su interior de 1,4 m cuando el viento es del norte.

El oleaje juega un papel fundamental en la erosión de las rocas y en la dinámica de los sedimentos transportados por la deriva litoral.

Mareas

Las mareas vivas y muertas se producen a intervalos de 14 días, en función del ciclo lunar. El ciclo diario de mareas es de 12 horas y 25 minutos con una amplitud máxima de 4,2 m en las mareas vivas. Se trata de una costa mesomareal o de amplitud intermedia.

Corrientes marinas Corrientes marinas en Arousa

Las corrientes marinas en la Ría están afectadas por las mareas. Con la marea ascendente el agua subsuperficial entra en la Ría por la boca sur, cuya profundidad supera los 50 m, se dirige hacia la parte interna y a la altura de la Illa de Arousa se bifurca en dos ramas. La rama principal bordea la costa oeste de la Illa de Arousa para aflorar rica en nutrientes en dos importantes zonas de afloramiento que se encuentran al norte de la misma. La rama secundaria penetra por la costa este y llega al Vao.

En la marea descendente las corrientes son superficiales, giran hacia la derecha por el efecto Coriolis y salen por la boca norte de escasa profundidad (alrededor de 5 m).

Las corrientes son débiles y su velocidad se ve afectada por el viento dominante. La velocidad media es de 8 ó 9 cm/seg. y raramente se alcanzan los 40 cm/seg. en zonas angostas, siendo las corrientes de fondo aún más débiles. Estas condiciones son favorables para acumular depósitos de fango en los fondos infralitorales.

Dinámica de sedimentos litorales

La deriva litoral provoca el desplazamiento de los sedimentos arenosos en dirección paralela a la costa. La arena de las playas procede de la meteorización de las rocas graníticas, pues la escasa velocidad de las corrientes marinas es insuficiente para transportar a grandes distancias los sedimentos que se acumulan en la desembocadura de los ríos. Las obras en la costa producen modificaciones en la deriva litoral, a consecuencia de las cuales puede verse alterada la estabilidad litoral y los procesos de deposición y erosión de arena en la costa.

Los espigones y muelles provocan una acumulación de arena en el costado que recibe las olas y la erosión en el lado opuesto. Los diques y rocas paralelas a la costa provocan la acumulación de sedimentos en la zona protegida. Los muros de contención provocan una acumulación de arena en la parte de barlomar (de donde viene la ola) y la erosión en el lado opuesto.