Geología de Carreirón

Enviado por juan el Mar, 04/11/2017 - 15:21

Geomorfología

Fallas en la Illa de ArousaCarreirón es una zona llana que está unida al resto de la Isla por un tómbolo arenoso. La costa sur, más afectada por los temporales invernales, es un acantilado bajo entre el que se encuentran pequeñas ensenadas que forman calas arenosas y dunas. En el litoral este se encuentra una flecha arenosa formada por el desplazamiento de la arena en la playa de Xastelas. La zona noroeste es una zona protegida y de escasa profundidad que forma la ensenada A Brava, en la que se encuentran tres marismas de tamaño y evolución variable.

La forma actual de la zona se debe a dos grandes fallas que se pueden observar en la forma alineada que presentan las fracturas de las rocas. La falla en dirección este-oeste separó a Carreirón del resto de la isla, afectando también a los islotes del Areoso y Xidoiros. La falla en dirección norte-sur separó a la Illa de Arousa del continente y formó una nueva isla al oeste. Más tarde se volvieron a unir las tres islas mediante dos tómbolos arenosos.

Litología

Las rocas de la zona son fundamentalmente granitos y granodioritas biotíticas de Caldas, que proceden del tercer afloramiento de rocas magmáticas que tuvo lugar durante la orogenia Hercínica. En algunos lugares también se puede observar sienita de color rosa intenso, a causa de la presencia de feldespato potásico, y con unas manchas verde brillante debidas a su contenido en clorita. También se pueden observar contactos metamórficos por la presencia de gneis (paragneis).

Las acumulaciones sedimentarias del cuaternario forman incipientes rasas litorales en las que dominan los conglomerados originados por la acumulación de cantos rodados de cuarzo durante los períodos glaciares Riss y Würn. La erosión marina esparce estos cantos rodados por las playas.

Edafología

Los suelos de la zona proceden de la meteorización de la roca granítica. Las zonas más elevadas presentan suelos delgados  y poco productivos de tipo litosol, en las zonas inclinadas los suelos son poco profundos y poco fértiles de tipo ranker, en las partes más bajas se acumulan los sedimentos para formar suelos tipo cambisol que presentan dos variedades: el cambisol húmico que no se encharca en invierno y puede ser utilizado para agricultura después de corregir su acidez, y el cambisol gleico que se encharca durante el invierno y son terrenos para prados. Los suelos de playas y dunas son de tipo xerosol, suelos recientes semiáridos o áridos